Un show que funciona como espejo deformante que nos devuelve la imagen descarnada del sociópata. No hace falta tener tentáculos, garras ni colmillos para ser un monstruo, basta con ser parte de esta sociedad. Un show de monólogos ácidos, una galería de personajes monstruosos que desfilan en una estética apocalíptica que toma como referencia monstruos icónicos como muertos vivos (entre otros) para mostrar la decadencia y el desencanto de una sociedad que ha perdido su rumbo.

Un feto que no quiere nacer, una poeta que se niega a envejecer, un hombre con dos caras, un zombi que solo vive por y para su celular y un tierno abuelito que en realidad es un viejo verde, nos demuestran que los monstruos están más cerca de lo que imaginamos. Basado en la técnica del bufón y el stand up, con un texto crítico y mordaz se expone lo monstruoso de la normalidad, llevando al espectador a ver que los monstruos no son seres extraordinarios, sino que, por el contrario, se esconden detrás de gente común como todos nosotros.

El monstruo era yo es una forma de reírnos de lo terrorífico vuelto normal, una aceptación oscura y poética de la deshumanización de las personas al aceptar los nuevos valores en la era de la post verdad. Con el cinismo suficiente para admitir que el monstruo… era yo.

Con una puesta en escena de Javier Pompocielo, busca impactar desde lo visual para hacernos entrar en un cabaret oscuro. Con máscaras de látex y personificaciones siniestras, el Señor Mikozzi nos lleva de paseo a lo profundo de nosotros mismos, para reír y pensar en un mismo acto.

Actuación, idea y dirección: Pablo Micozzi
Dirección: Javier Pompocielo

Sábado 19 de octubre a las 21:30 hs.
Plataforma Lavardén – Mendoza y Sarmiento